Rigel: un buque, una estrella, un brillo iluminador

No todo es «para siempre». Hay un refrán que dice: «Tanto va el cántaro a la fuente que acaba por romperse». Y es cierto. Se hundió uno y otro y otro, y se creían que se iban a seguir hundiendo barcos, buques, muriendo gente y nunca se iba a saber la verdad. No señor. Un día te toca a vos y otro día me toca a mí,  hasta que un día tocas el botón equivocado y perdiste. El hecho de que te «dejen pastorear» no significa que ganaste la partida, o que el otro es tonto, o que podés hacer lo que querés porque nadie dice nada, nadie se da cuenta de nada…No, eso no es cierto. A la larga o a la corta se te derrumba el mazo de naipes.  Y así fue. Los gobiernos, los políticos, los funcionarios, se pasaban la pelota unos a otros y nunca pasaba nada; ¡hasta que un día pasó! Yo creo que el tiempo en que no pasaba nada era porque la justicia divina permitía ciertas cosas para darle lugar al corrupto a que se arrepintiera. Pero, como eso no sucedió, se cortó la soga. Ahora falta la estocada final y listo. La providencia les está dando otro plazo. ¿No lo quieren hacer? Bueno, entonces se les cortará la soga. Nadie escapa a la justicia divina. El tiempo es solo una herramienta de la divinidad para los humanos que tenemos muchas limitaciones pero…  la posibilidad de hacer las cosas bien si somos honestos.IMG-20190215-WA0045

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: