El principio de la vibración


El principio de Vibración dice:“Nada está inmóvil; todo se mueve; todo vibra”.

 

El Kybalión

Este principio dice que todo está en movimiento, lo cual es confirmado por la ciencia moderna aún habiendo sido enunciado por los Maestros del antiguo Egipto hace miles de años.
Explica las diferencias entre las diversas manifestaciones de la materia y del espíritu: desde el plano más elevado hasta la más densa materia, todo está en vibración; cuanto mayor sea ésta, más alta es la posición en la escala.
La comprensión de este principio nos habilita a controlar nuestras propias vibraciones.
Por ejemplo, podríamos decir que un pensamiento negativo (en una escala del 1 al 10) vibra a 1 a 5 movimientos por segundo; en cambio un pensamiento positivo estaría vibrando entre los 6 a 10 movimientos por segundo.
De la misma manera sucede con nuestras acciones y por consiguiente nuestra vida. Nuestra vida estará acorde a nuestros pensamientos. El que vibren alto o bajo dependerá de cuánto hayamos trabajado con nuestra personalidad.
Para subir la frecuencia vibratoria a nuestros patrones mentales, un método eficaz son las afirmaciones. Por ejemplo, si tuviéramos un patron mental de inseguridad (que estaría vibrando a 1 movimiento por segundo) podríamos llevarlo a vibrar cada vez más alto si repitiéramos “Yo Soy Seguridad“.
En este ejemplo, estaríamos elevando la vibración a este patrón mental, que nos hace ser inseguros en algunas áreas de nuestra vida. Esta acción, (el de las afirmaciones) traducida a hechos de nuestra vida cotidiana, se vería reflejada de manera tal, en donde cada vez menos la inseguridad existiría en nosotros. No sería raro, darnos cuenta que ahora nos sentimos seguros en áreas en donde antes no lo eramos.
Estar en un estado permanente de conciencia para poder elevar nuestras vibraciones nos lleva directamente al otro plano. Alli se puede encontrar la respuesta a muchas dudas, a la clave de muchos secretos y a conocer personas que nos darán las respuestas que buscamos. Las vibraciones se elevan a medida que nos vamos desapegando de las cargas que llevamos, no solo en la mente sino en las emociones y en la vida cotidiana, junto con todos su bienes materiales.

El ingreso al plano astral en forma normal


El plano astral, también conocido como uno de los siete cielos, es el plano de existencia a través del cual toda vida tangible se experimenta a sí misma. Nosotros nos experimentamos y experimentamos nuestras vidas en el plano astral a cada momento de cada día.

Cuando alguien muere, con frecuencia sucede que otras persones ven lo que interpretan ser el alma dejando el cuerpo, cuando en realidad lo que están viendo es el cuerpo astral. El cuerpo astral es aquel en el que, generalmente, vivimos nuestra vida una vez que el cuerpo físico muere. Digo generalmente porque no todo el mundo necesita continuar viviendo en el plano astral, ya que hay quienes lo han trascendido antes de su muerte física. El plano astral es un cielo de visibilidad; allí uno puede ver, tocar y sentir de manera muy parecida a como lo hacía antes de morir. Es por ello que muchas personas ni siquiera se dan cuenta de que han dejado el mundo físico y han pasado a ese plano.