Desalojos


Desalojo por Intrusión

27 octubre 2010 Sin Comentarios

Cuando se promueve el juicio de desalojo contra intrusos invocando la calidad de propietario, si ésta es refutada por los emplazados, el accionante debe, en principio, acompañar el título y acreditar, también, la posesión de la cosa.

Empero, la falta de cumplimiento de estos extremos no determina la improcedencia de la acción, si el intruso u ocupante no ha invocado, a su vez, la calidad de poseedor del inmueble, esgrimiendo un legítimo interés.

De tal forma que la carga de la prueba no debe recaer sobre el actor que invoca su derecho de propiedad, sino sobre el demandado que se lo cuestiona, en base al argumento de que no ha recibido la tradición de
la cosa.

Dice Palacios que “la legitimación del propietario debe fundarse en la pertinente escritura traslativa de dominio inscripta en el registro inmobiliario correspondiente, aunque aquella calidad puede desvirtuarse
mediante la prueba de que no se hizo al adquirente la efectiva tradición del inmueble, no pudiéndose tener por configurada la existencia de ese acto mediante la simple manfiestación que al respecto contenga la escritura” (“Derecho Procesal Civil” Edit. Abeledo-Perrot, T.VII, pág.89).-