El mal trato psicológico


Lamentablemente no todo son rosas en mi vida de relaciones. Siempre soy víctima de mal trato. Es como un karma que vengo arrastrando desde que nací. Cuando uno vive en pensión o en hotel o alquila, es fácil porque se hace la valija y chau. Pero cuando uno vive en casa propia y debe aguantar el mal trato de los vecinos, de los parientes, etc. es difícil convivir.

El siguiente texto está sacado de internet como una solucion al mal trato de la gente de hoy día…

El maltrato psicológico se suele manifestar como un largo proceso en donde la víctima no aprecia cómo el agresor vulnera sus derechos, cómo le falta al respeto, la humilla y la víctima va progresivamente perdiendo autoestima y seguridad en sí misma.

El inicio es variable, depende de las personas que configurarán la relación y de circunstancias diversas. Unos maltratadores comienzan en el noviazgo a dar muestras de señas de violencia psicológica, otros empiezan a mostrar algunos signos tras el embarazo del primer hijo o de repente sin haber una señal propiamente dicha la persona es otra para su pareja o los que le rodean.

En el caso de parejas hay una etapa de atracción o enamoramiento en la que la víctima no se da cuenta de ciertas señales que no pasarán desapercibidas para otros. Desde un control de la imagen, un sentido de posesión exagerado o ciertas señales que conviene hacer patentes para que la víctima no se vaya sumergiendo en una situación de caos e indefensión.

Casi todos reconocemos los insultos, las continuas comparaciones para descalificarnos, el tono de voz duro y desagradable, un volumen alto con el ejemplo clásico de los chillidos y gritos, la mirada fija, la risa sarcástica y sabemos distinguir una cara de asco cuando nos hablan. Estos signos a los que restamos importancia van provocando en nosotros malestar interno y profundo.

Es interesante analizar los aspectos no verbales y no quedarse meramente con el mensaje que nos llega de nuestro interlocutor. A veces hay esposas y esposos que se sorprenden de lo que ha sucedido porque han pasado por alto este aspecto tan importante de la comunicación. Sólo notaban cierta desazón tras una frase como un te quiero. No analizaban los gestos y su incongruencia con el mensaje trasmitido.

Frente al maltrato psicológico hay una serie de respuestas adecuadas que pueden limitar el incremento de la respuesta agresiva de nuestro interlocutor o si no al menos, serán alarma que nos avisarán qué lo mejor es marcharse. Este tipo de respuestas se suelen aprender en sesión clínica de cara a afrontar la ruptura y rehacer una posible vida nueva de pareja.

En las siguientes líneas se muestran ejemplos de esa comunicación que vulnera nuestros derechos básicos y qué a la larga merman nuestra autoestima:

· Moralización: Es una forma muy sutil de control. La persona se cree dueña de la verdad absoluta y juzga a los demás con su baremo. Lo hace con palabras paternalistas, desde el prisma es que es una persona respetable. “Una buena esposa es la que da placer a su marido aunque no le apetezca, así que vete preparándote”.”Un buen padre debe velar por sus hijos, y si pienso que debes estudiar medicina en vez de dedicarte a la pintura lo hago por tu bien”.

· Interpretar: Este tipo de comunicación supone que la persona que habla hace una lectura de pensamiento del otro. “No vas a dormir conmigo porque estás vengándote de lo de ayer”. “Seguro que piensas que no soy capaz de hacerlo yo sola”.

· Tergiversación: El receptor sospecha de la intención del emisor y reacciona como si éste fuera a criticarlo. Ante la frase: “Hoy la comida está buena” la respuesta agresiva sería: “Quieres decir suelo cocinar mal, ¿no es eso?”.

· Interrogar: La persona agresiva se dedica a preguntar en plan policiaco. Muchas veces está el tema de los celos como tema de este tipo de preguntas. “¿Puedes darme una buena explicación por la qué entienda yo que has llegado a las 17:35 y no a las 17:30 como quedamos?¿No te estarás viendo con esa?¿Qué?¿Es buena en la cama?”.

· Mandar u ordenar: Imaginemos por un instante que nuestra pareja tiene la costumbre de mandar hacer o lo que es lo mismo, de ordenar. Una persona normal se dará cuenta de qué él otro podría hacer muchas cosas que delega y lo qué es más molesto, es la forma de expresión tan negativa añadiendo a ello una creencia de superioridad implícita. Frases cómo: “Quiero que me planches los pantalones con raya, cómo a mí me gustan, ¿es qué tu no sabes nada?”. El maltratador piensa que el respeto de los demás se obtiene de esta forma, sometiendo a la gente a su voluntad y la mayoría de las veces no practica con el ejemplo, es decir le gusta que le hagan pero no le gusta hacer.

· Imponer soluciones: El individuo toma la decisión sin consultar a los demás miembros de la familia o a la pareja. “A mí me apetece ir a Madrid en vacaciones, así qué para qué hablar más. Lo he dicho yo y basta”.”Donde manda patrón no manda marinero”.

· Criticar: Existen dos tipos de crítica, la constructiva o sugerencia y la crítica destructiva. Nos centraremos en esta última, que provoca un malestar en la persona que la recibe. La primera sirve para buscar una solución, la segunda se basa en la confrontación. “Si no fueras un calzonazos, ya tendríamos la casa en la Sierra y yo no tendría que trabajar”.”Eres una pesada, todo el día hablando de tu madre.¿Te he hablado alguna vez de mi familia sin qué me lo preguntaras?”.

· Ridiculizar: Burlarse del otro en algún aspecto. “Te molesta qué bailé con Alberto, tu compañero de trabajo en la cena, ya? pero sí tú eres un pato mareado y además no te gusta bailar, en cambio él es como Fred Astaire y yo me siento como Ginger en una de sus películas. Mira el vestido que me compré, ¿crees qué estando sentada contigo, un patoso con cara de payaso, me iba a poder lucir en la fiesta de tu empresa?”.

· Despreciar: Menospreciar al otro individuo. “¡Eres una inútil, no haces nada a derechas!”. “Una chica tan estrecha, me estás haciendo perder el tiempo”.

· Reprender: La persona en vez de sugerir cambios, directamente critica de forma destructiva: “La tortilla es una bazofia, está intragable, eres malísima cocinando y me tienes harto, parece que lo haces aposta. Mi madre, esa sí qué sabe”.

· Amenaza o coacción: En el maltrato psicológico que lleva años es muy típico encontrar que el agresor o agresora amenaza o coacciona si no se cumple algo con hacer o dejar de hacer algo. Es bueno recordad que el Código recoge la figura de las amenazas y coacciones cómo delito, esto muchas veces se pasa por el calor de la discusión. “Si me abandonas, te mato”. “Cómo no calles a ese asqueroso mocoso, le parto la cara”.

· Culpabilizar y hacerse la víctima: Este fenómeno es muy corriente. El agresor proyecta su agresividad en la víctima y se percibe como inocente. “Ella me provoca, soy un hombre y debo responder así, si la pego o me enfado es porque me saca de mis casillas, ella se lo ha buscado. Es la verdadera culpable, además una paliza o qué la pongan en su sitio le viene bien”.

· Pseudoaprobación: La persona aparenta comprensión pero deja un poso de culpabilidad en la persona que la escucha?Sí es cierto qué tu madre está en el hospital, lo entiendo, sé qué la quieres, bueno? y está su marido, qué esa es “aquí te espero, estaré solo, esperándote, echándote de menos para que me hagas la cena, pero lo entiendo, ella es lo primero para ti. Vete cariño”.

· Tranquilizar: La persona tras haber hecho algo malo, tiende a indicar qué la otra está nerviosa, qué no controla sus emociones y ella le pide qué se tranquilice, demostrando lo buena persona qué es. “Sí, estaba con Ana en la cama, tranquilízate, estás histérica…si no es para tanto. Te sentirás mejor cuando me vista y nos vayamos a casa, tranquilízate. Te pones nerviosa por tonterías.”.

· Retirarse: Hay un tipo de agresividad que se caracteriza por la pasividad, por la falta de compromiso para arreglar la situación. “Me molesta verte así, me voy no sé cuándo volveré. No te molestes en esperarme, a lo mejor ni vengo en varios días”. Se trata de una respuesta pasivo-agresiva muy difícil de rectificar en la persona que elude el conflicto. Imaginemos que hablamos sobre un tema importante y de golpe el otro sin dar una explicación.

La agresividad verbal puede ser muy sutil o en cambio puede ser el típico repertorio de insultos. Se puede hablar de agresividad cuando la forma de hablar casi siempre es para desvalorizar al otro, no por un insulto aislado.

El problema cuando se detecta deberá consultarse a especialistas para que se tomen las medidas oportunas. Al ser un tipo de conducta muy difícil de probar requeriremos la actuación de profesionales si se decide una ruptura no conciliatoria.

Es muy importante el apoyo de psicólogos especializados en temas de pareja, maltrato o victimiología. Será preciso descartar la posibilidad de que la autoestima se haya deteriorado o qué aparezca un cuadro psicológico derivado de este tipo de relación negativa.
Fuente: internet
Vega Funes Martínez

PERMACULTURA


http://www.permacultura-es.org/index.php

¿Qué es la PermaCultura?
La Permacultura según Ian Lillington PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator
Miércoles, 13 de Noviembre de 2002 02:40

(Traducción Antonio Scotti. Publicado por primera vez en la web de Permaculture International Limited)


Definición rápida de Permacultura

Lo que me gusta de la Permacultura es que empieza con una ética – cuidado del planeta; tiene unos principios basados en las leyes de la naturaleza; tiene un enfoque positivo orientado hacia las soluciones y puede ser llevado a la práctica, por cada uno de nosotros en nuestras vidas cotidianas.

Última actualización el Martes, 12 de Octubre de 2010 16:35
Leer más…

 

Definición de Permacultura de David Holmgren PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator
Miércoles, 28 de Agosto de 2002 08:02

El Origen.

Permacultura es una palabra acuñada originalmente por Bill Mollison y David Holmgren en la mitad de los años ’70 para describir un sistema integrado y en evolución de plantas perennes o que se perpetúan y de especies animales útiles para el ser humano.

Última actualización el Martes, 12 de Octubre de 2010 12:48
Leer más…

 

Definición de Permacultura por Bill Mollison PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator
Sábado, 24 de Agosto de 2002 20:59

Vivimos en un planeta en crisis; a menudo las personas se sienten incapaces de dar el cambio. La Permacultura ofrece soluciones positivas a los problemas mundiales; usando la ecología

Transicion: Nosotros y nuestro futuro


El Pentágono se prepara para una larga y ardua transición hacia la era “post-petróleo”

Enviado por JULIO FUENTES CHAVARRIGA el 02/12/2010 a las 16:00
JULIO FUENTES CHAVARRIGA

En los últimos meses, y pese a la crisis económica, los asuntos energéticos están siendo objeto de distintos e interesantes debates en Washington. Si bien las diferencias entre los partidos son evidentes y están retrasando la aprobación de distintos proyectos de leyes energéticas, puede decirse que existe entre la clase política norteamericana una tendencia bien asentada sobre la importancia de la “diversificación energética más allá del petróleo” para el futuro de Estados Unidos. Y eso es algo que se aprecia en el Pentágono.

Según datos del Departamento de Energía, la demanda mundial de petróleo ha aumentado de forma constante en las últimas cuatro décadas, pasando de alrededor de 63 millones de barriles por día en 1980 a más de 85 millones de la actualidad. Si la tendencia continúa, se espera que en el 2035 la demanda se sitúe en torno a 110,6 millones de barriles por día.

Por esa razón, y dada la importancia del asunto, parece conveniente llamar la atención sobre la relación entre diversificación energética y el campo de la defensa. Como han puesto de relieve algunos estudios de defensa o el prestigioso MIT, un buen indicativo de cómo está la situación energética a día de hoy es observar el campo de la defensa o el militar. Por ejemplo, en Washington se habla del modelo Chevron, interrelación energía renovable-petróleo.

Los oficiales del Pentágono lo tienen claro: el ejército de Estados Unidos debe prepararse “ahora” para realizar una transición suave hacia un futuro en el que no dependa del petróleo. Evidentemente, esto no es una tarea fácil, ya que el 77,7% de las necesidades energéticas del Pentágono provienen del petróleo; 8,4% del gas natural; 1,8% al carbón; otras fuentes renovables 1%; otras fuentes eléctricas 11,4%. Estos datos incluyen: aeronaves, vehículos terrestres, embarcaciones, sistemas de armamento, combustible, etc.

Este interesante asunto ha levantado el interés de uno de los principales think tanks en defensa, el Center for New American Security. Concretamente, el estudio al que nos referimos tiene por título “In Fueling the Future Force: Preparing the Department of Defense for a Post-Petroleum Era”, o algo así como “preparando al Pentágono para la era post-petróleo”. En dicho estudio, los autores Christine Parthemore y John Nagl sostienen que para que las fuerzas armadas norteamericanas estén listas para hacer frente a los desafíos del mañana, deben asegurarse que pueden operar “a pleno rendimiento y con todos los sistemas” sin depender como hasta ahora del petróleo para el año 2040; si bien el documento recuerda que llevará décadas realizar dicha transición.

Parthemore y Nagl recomiendan, a través de 12 principios, que intentan servir de “hoja de ruta” al Pentágono, con el fin de señalar el camino hacia la innovación tecnológica, la diversificación en las fuentes de combustible y la eficiencia en la protección contra la inestabilidad de los precios. En definitiva, con el objetivo final de satisfacer las necesidades económicas, políticas y medioambientales de Estados Unidos en las próximas décadas.
Los 12 principios básicos para el desarrollo de una estrategia energética para el Pentágonoson:

1. Establecer una política energética común.
2. Desarrollar directrices claras para el Pentágono.
3. Planificación para un futuro incierto.
4. Hincapié en la demanda de nuevos combustibles para los equipos anticuados.
5. Continuar el incremento de combustibles alternativos en las instalaciones domésticas
6. Invertir para maximizar en el impacto.
7. Ahorro de energía manteniendo el cambio.
8. Comprender que la energía no es gratis.
9. Promover una visión común energética en el Pentágono.
10. Involucrar a los “aliados” en la transición energética.
11. Eficacia en la gestión de la energía.
12. Hay que planificar para el peor escenario posible.

Como decíamos, el estudio recuerda que dicha transición no será nada fácil y que llevará mucho tiempo; sin embargo, hace énfasis en que, afortunadamente, el sector de la defensa en Estados Unidos ha realizado varias transiciones energéticas con éxito en su historia. En particular, se cita el paso del carbón al petróleo y de ahí a la energía nuclear en los buques o al rápido uso de la electrónica, los sistemas espaciales y los sistemas informáticos en la guerra moderna. Todas estas experiencias pueden ofrecer lecciones para el Pentágono, con el fin de aprovechar y maximizar la transición energética.

Entre las razones de la necesidad de un cambio se encuentran diversas razones y riesgos geoestratégicos. Por ejemplo, la alta volatilidad en los precios y la creciente demanda del petróleo, así como la dependencia en regímenes “no amigos”, tales como Venezuela e Irán. También el comportamiento internacional de países como China, que tienen como objetivo asegurarse el acceso a recursos naturales. E, incluso, el caso de México, uno de los principales proveedores de petróleo donde los canales de distribución o proveedores son objetivos cada vez más atractivos para los carteles, obteniendo una enorme fuente de financiación y el socavamiento del gobierno mexicano.

En suma, los autores sostienen que dicha planificación en el presente debe servir para mejorar las condiciones en el futuro del ejército estadounidense. Y, con ello, garantizar y cumplir el mandato de seguridad nacional para proteger al país.