El voto electrónico en Córdoba

Una versión más corta de este artículo
fue publicada en el diario La Voz del Interior

El gobernador de la provincia de Córdoba ha anunciado ya que no retrocederá en su intención de impulsar el voto electrónico en los próximos comicios. Es una lástima, porque en este caso, retroceder sería un avance. El voto electrónico no es el futuro: la mayoría de países que apostaron a él están abandonándolo tan rápido como pueden, y aquellos que persisten lo hacen a pesar, y no en virtud, de la evidencia.

Una respuesta a “El voto electrónico en Córdoba”

  1. El pasado día domingo 5 de setiembre me desempeñé como Fiscal Informático del partido UCR ante el uso del sistema de voto electrónico en las elecciones. A partir del comienzo del acto eleccionario, surgieron “inconvenientes técnicos” en al menos una urna en cada colegio.
    Cuando digo “inconvenientes técnicos” me refiero a aquellos en los cuales el presidente de mesa no puede resolver el problema y no se puede continuar votando en esa mesa hasta la resolución del mismo, siendo necesaria la presencia del Fiscal Informático de la Junta Electoral Municipal para resolver dicha situación.
    La ordenanza de voto electrónico es muy clara al respecto: ante un problema técnico deberían hacerse presente el Fiscal Informático de la Junta Electoral y al menos un Fiscal Informático de un partido político. A medida que avanzaba el día, los “inconvenientes técnicos” siguieron apareciendo en más urnas electrónicas, siendo el siguiente listado algunas de las mesas que tuvieron problemas técnicos:
    MESA 13 ESC. COMERCIO
    MESA 47 ESC. RIVADAVIA
    MESA 5 ESC. COMERCIO
    MESA 11 ESC. COMERCIO
    MESA 44 ESC. RIVADAVIA
    MESA 27 ESC. BELGRANO
    MESA 40 ESC. ZAMBRUNO
    MESA 17 ESC. RIVADAVIA
    MESA 16 ESC. M. BELGRANO
    MESA 59 ESC. MITRE
    En la mesa 44 se debió cambiar la Eco-Urna por completo ante dos inconvenientes técnicos anteriores, se traspasó la memoria flash que contiene la base de datos con los registros de los votos a una urna de contingencia. Esta urna de contingencia no había sido auditada con anterioridad y no fue comprobada la firma digital de los ejecutables del sistema que contenía.
    Como los “inconvenientes técnicos” continuaban en otras urnas, la Junta Electoral Municipal avisó a los delegados de la Junta Electoral que había en cada escuela, que ante un “inconveniente técnico” dejen trabajar a la empresa Indra para la resolución del mismo sin la presencia de los Fiscales Informáticos. Esta medida me anuló por completo en mi tarea de fiscalización, ya que ante la llamada recibida de otras muchas mesas con problemas, al llegar ya se encontraban los empleados de la empresa Indra trabajando o ya habían terminado de resolver el problema sin la presencia de ningún Fiscal Informático como estaba contemplado en la Ordenanza de Voto Electrónico.
    Esto a mi entender significó una “transferencia de responsabilidades” ya que la responsabilidad absoluta del sistema utilizado en el acto eleccionario es de la Junta Electoral y no de la empresa Indra, o sea, se le entregó todo el poder, sin control, a la empresa Indra.
    A las 18 se realizó el sorteo de las urnas para cotejar los votos físicos que contenían las urnas con el acta de cierre electrónico según lo estipulado en la ordenanza de voto electrónico. Este era uno de los puntos más importantes de control que la UCR solicitó se incluya en la ordenanza, sólo que debió realizarse ese sorteo después de que cada urna electrónica emitiera los resultados vía teléfono al sistema totalizador ubicado en la sala de situación de la Municipalidad y no antes como realizo la Junta Electoral de Marcos Juárez. De esta manera se supo con anterioridad a que las urnas emitan los resultados cuáles eran las urnas que iban a ser controladas.
    La Junta Electoral Municipal no realizó el proceso de verificación y auditoría en las urnas que tuvieron “inconvenientes técnicos”. Tampoco se verificó la firma digital de los ejecutables en la urna Nº 44 que se había cambiado ante “2 cuelgues anteriores”, aunque personalmente se lo solicité al Sr. Presidente Jorge Namur. En lo personal, tres eran los puntos de control que me había propuesto para asegurar el correcto resultado del escrutinio:
    1. La realización de una firma digital sobre los ejecutables del sistema de una urna comprobado su correcto funcionamiento anterior al acto electoral.
    2. La correcta fiscalización electrónica el día de las elecciones.
    3. La verificación de las urnas sorteadas y de las urnas con “inconvenientes técnicos”
    Los puntos 2 y 3 no fueron correctamente verificados. La Junta Electoral Municipal tiene en su poder todas las actas que se realizaron con problemas en urnas, que considero, suman más de 30 de 62 que habia en 5 colegios.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: