Las 20 verdades del justicialismo


LAS 20 VERDADES
DEL JUSTICIALISMO

1. La verdadera democracia es aquella donde el gobierno hace lo que el pueblo quiere y defiende un solo interés: el del Pueblo.
2. El Peronismo es esencialmente popular. Todo círculo político es antipopular y por lo tanto no es Peronista.
3. El Peronista trabaja para el movimiento. El que en su nombre sirve a un círculo o a un caudillo, lo es sólo de nombre.
4. No existe, para el Peronismo, más que una sola clase de hombres: los que trabajan.
5. En la Nueva Argentina, el trabajo es un derecho que crea la dignidad del hombre, y es su deber, porque es justo que cada uno produzca por lo menos lo que consume.
6. Para un Peronista no puede haber nada mejor que otro Peronista.
7. Ningún Peronista debe sentirse más de lo que es ni menos de lo que debe ser. Cuando un Peronista comienza a sentirse más de lo que es, empieza a convertirse en oligarca.
8. En la acción política, la escala de valores de todo Peronista es la siguiente: primero, la Patria; después, el Movimiento; y luego, los hombres.
9. La política no es para nosotros un fin sino sólo el medio para el bien de la Patria, que es la felicidad de sus hijos y la grandeza nacional.
10. Los dos brazos del Peronismo son la justicia social y la ayuda social. Con ellos damos al pueblo un abrazo de justicia y amor.
11. El Peronismo anhela la unidad nacional y no la lucha. Desea héroes, pero no mártires.
12. En la Nueva Argentina los únicos privilegiados son los niños.
13. Un gobierno sin doctrina es un cuerpo sin alma. Por eso el Peronismo tiene su propia doctrina política, económica y social: el justicialismo.
14. El justicialismo es una nueva filosofía de la vida, simple, práctica, popular, profundamente cristiana y profundamente humanista.
15. Como doctrina política, el justicialismo realiza el equilibrio del derecho del individuo con el de la comunidad.
16. Como doctrina económica, el justicialismo realiza la economía social, poniendo el capital al servicio de la economía y ésta al servicio del bienestar social.
17. Como justicia social, el justicialismo realiza la justicia social que da a cada persona su derecho en función social.
18. Queremos una Argentina socialmente justa, económicamente libre y políticamente soberana.
19. Constituimos un gobierno centralizado, un estado organizado y un pueblo libre.
20. En esta tierra lo mejor que tenemos es el pueblo.

J. D. PERÓN

EL LIBRO DE ENRIQUE SELLA


ESTA ES UNA ENTREVISTA REALIZADA AL LEGISLADOR ENRIQUE SELLA.
SELLA ESCRIBIÓ VARIOS LIBROS, PERO PARECE SER QUE ESTE ES EL MAS INTERESANTE PARA LEER PUESTO QUE NOSOTROS ESTAMOS MILITANDO EN PAIS Y NUEVO PAIS Y LOGICAMENTE TIENE BASES PERONISTAS…POR LO TANTO DEBE SER IMPORTANTE CONOCER TODOS LOS PUNTOS DE VISTA DE LOS POLITICOS EN CUESTION.
EL PERONISMO ES UNO SOLO Y PROVIENE DE UNA SOLA PERSONA, TAL COMO LO INDICA SU PROPIA PALABRA….PERO….ha habido ramas, segun los tiempos…según las necesidades, según los cambios de los tiempos que hemos vivido, antes de las revoluciones, antes de la dictadura, después de la dictadura, etc. En fín, el peronismo es uno, lo distinto son los “actores”.
Hoy día me encuentro afiliando gente de muchos lugares de Córdoba para el partido Pais y para el partido Nuevo País…..y escucho muchas campanas. Gente que habla bien de Kirchner, gente que habla mal, gente que rechaza a Menem, gente que duda con Duhalde, gente que recuerda situaciones con De la Sota, gente que no recuerda nada de nada. En fin, el pueblo se expresa. Lo ideal es informarse y escuchar todas las campanas. Algunas personas me preguntan que es POLITICA ABIERTA PARA LA INTEGRIDAD SOCIAL, y yo les digo que es una puerta abierta, a todo aquel que desee involucrarse y pedir lo que necesita…desde una ley, hasta un trabajo hasta un oído que lo escuche. Muchas veces en el salón del partido todos andan apurados en sus cosas y…quizá no todos puedan expresarse y no todos se detienen a preguntarnos “cómo andamos”, “si nos va bien”, “si necesitamos algo”, etc. No, nadie nos pregunta nada…simplemente estamos reunidos… estamos pero está bien…por lo menos existe un lugar donde se pueda estar. Hay muchos salones peronistas donde la gente no puede estar. Me contaron que muchas chicas jóvenes quieren ingresar a PAIS porque fueron echadas del partido de Olga Ruit…”Por qué sucedió eso? pregunté….. Y me dijeron¨: cuando las necesitaron las hicieron trabajar mucho, pero cuando pidieron ayuda les dijeron que no habia nada y que si no les gustaba que se fueran!!! En fín, es cuestión de saber con qué bueyes uno ara”. Estuve en el hall de la Legislatura y no dejan subir a las oficinas de los legisladores. Le pregunté a un señor muy preocupado por eso y me dijo: “porque una vez que suben se creen que ganaron todo y a ud. la dejan “regalada”, ” . Lo miré extrañada porque pensé a mí solo me pasaba que me prohibian subir a las oficinas…pero de tanto hacer hall me dí cuenta de que casi todos los legisladores prohiben subir al público a sus oficinas. Bueno, eso me consoló un poco.
Me viene bien no subir ya que en el hall hago amigos y me empapan de los entretelones de los políticos….es que no tengo experiencia porque hace poco estoy en esto. No es feo, es raro….ver como la gente cambia cuando gana mucha plata….cómo cambia poder manejar mucho dinero!!! es como que se olvidan de cuando eran pobres y no tenian monedas para viajar o vendian diarios en las calles o café o ropa o bijouterie, etc. Yo basaba el éxito en los estudios, pero con el tiempo me dí cuenta, como docente que los estudios son para uno mismo. Estudiar y saber es para el crecimiento personal, espiritual, intelectual, humano y no para ascender en la vida a algun puesto político o ser famoso o importante. Los estudios son herramientas personales que abren muchos caminos, pero para uno mismo y una seguridad interior, pero si uno espera que el “mundo” reconozca a la persona por sus estudios, sus escritos, sus títulos y etc….va muerto. Hay muchos médicos que hicieron mucho bien a la sociedad y murieron pobres e ignorados. Idem con pintores, escritores, bailarinas, artistas, etc.
VAMOS A INTRODUCIRNOS EN EL PERONISMO….COMO ITEM HISTORICO Y COMO FENOMENO ARGENTINO, QUE NOS SUCEDIO A NOSOTROS, LOS ARGENTINOS PORQUE SE ASEMEJA COINCIDENTEMENTE A NUESTRA PERSONALIDAD…DUAL, SENSIBLE, CREDULA, ARRIESGADA E IMPREVISTA.
EL LIBRO DE ENRIQUE SELLA:El Peronismo. Vigencia de su doctrina, por Orlando Enrique Sella, Dunken, Bs. As., junio de 2008, 238 páginas.
“El objetivo de este trabajo es contribuir a la difusión y conocimiento de la Doctrina Nacional Peronista, que nos legaran sus fundadores Juan Domingo Perón y su compañera incondicional, María Eva Duarte de Perón.
He tratado de manera sintética esbozar los grandes principios de nuestra doctrina conforme se plasmó en los años que transformaron a la Argentina de la mano del peronismo.
El nacimiento del peronismo, La Soberanía Política, la Independencia Económica y la Justicia Social; la Tercera Posición, la Comunidad Organizada, bases doctrinarias fundamentales para saber porque se es peronista, sumado al conocimiento de una doctrina nacional como así también el pensamiento de Eva Perón y el legado histórico del General Perón, van enseñándonos el contenido de nuestra doctrina.
La revolución en el pensamiento de Perón y la reforma de la Constitución de 1949, dejan claramente establecido que el peronismo es un movimiento político que basa su accionar en el marco del derecho y de la ley y que su resistencia aún en los momentos más difíciles que le tocó vivir a fines de la década del ’50, lo hizo con intransigencia, con lucha política en todos los terrenos, pero siempre con un carácter pasivo (Perón / Cooke, pág. 51), y nunca utilizando la violencia como método político; estableciendo una conciencia plena entre la teoría de su doctrina y la ejecución concreta de su objetivo central que se define en palabras, ‘El Movimiento Peronista plantea como fin último una revolución en paz para todos los argentinos’.”
FUENTE:
(*) Publicado en EL DIARIO del Centro del País, el domingo 19 de octubre de 2008.-

MALVINAS ARGENTINA Y SU PROGRESO DESDE 1999


El capital social como eje analítico

Lo que planteo en estas páginas se sustenta, de modo general, en un análisis relacional de la pobreza, y supone la adopción de una mirada particular de la problemática, que ha sido construida a partir de discusiones teórico-metodológicas y de investigaciones empíricas, y que he sistematizado y desarrollado en otro lugar (Gutiérrez, 2007).

De modo más específico, remiten a una investigación en marcha desde 2004 en la localidad de Malvinas Argentinas (provincia de Córdoba, Argentina), acerca de los recursos o capitales que disponen las familias pobres residentes (en sus dimensiones objetivadas e incorporadas) y de las redes sociales que construyen para resolver su reproducción social.1

La investigación parte entonces de la problemática de las “estrategias de reproducción social”, haciendo hincapié en la noción de capital social y en sus relaciones y posibilidades de reconversión respecto a otras especies de capital, especialmente capital político y capital militante. Inspirada especialmente en los trabajos de Bourdieu, esta perspectiva considera a las estrategias de reproducción social como “conjunto de prácticas fenomenalmente muy diferentes, por medio de las cuales los individuos y las familias tienden, de manera consciente o inconsciente, a conservar o a aumentar su patrimonio, y correlativamente a mantener o mejorar su posición en la estructura de las relaciones de clase” (Bourdieu, 1988b:122).2

De esta manera, el eje de interrogación privilegiado está constituido por los lazos entre uno de los tipos de recursos que componen el patrimonio familiar (el capital social bajo diferentes formas), las redes que se articulan sobre esa base y las diferentes estrategias puestas en marcha de ese modo. Por capital social se entiende el

“conjunto de recursos actuales o potenciales que están ligados a la posesión de una red durable de relaciones más o menos institucionalizadas de inter-conocimiento y de inter-reconocimiento; o, en otros términos, a la pertenencia a un grupo , como conjunto de agentes que no están solamente dotados de propiedades comunes (susceptibles de ser percibidas por el observador, por los otros o por ellos mismos) sino que están también unidos por vínculos permanentes y útiles” (Bourdieu, 1980:2, destacado del autor).3

A partir de todos estos elementos, sostengo, a modo de hipótesis, que en el sistema de las estrategias de reproducción social, las familias pobres generan prácticas —sin ser necesariamente conscientes de los mecanismos— que toman como apuesta principal su disponibilidad de capital social, movilizado en intercambios a través de diferentes tipos de redes, que pueden incidir tanto en la superación como en la reproducción de sus condiciones de pobreza.

Como hipótesis complementarias, sostengo que: a) dicho capital social puede cobrar diferentes formas (individual, familiar, colectivo), cada una de las cuales podrá dar lugar a la conformación de diferentes redes, que, a su vez, pueden asociar a las familias pobres entre sí o a ellas con agentes o instituciones que ocupan otras posiciones en el espacio social; b) además, y especialmente en relación con la conformación de redes que unen a pobres con no-pobres, una dimensión fundamental es el capital social colectivo, y, más concretamente, sus posibilidades de reconversión en otras especies de capital (capital político, capital militante); y c) pensar en capital social colectivo supone también la hipótesis de la existencia de una lucha por su apropiación (o monopolización) entre los distintos componentes de las redes, lo que implica entonces sostener que las relaciones de poder que estructuran los espacios sociales más generales pueden encontrarse también —aunque conformadas en torno a otro tipo de recursos— en el seno de espacios específicos y, en apariencia, igualitarios.

El escenario de las redes

El Hornero y Nicolás de Bari son dos barrios de la localidad de Malvinas Argentinas, surgidos en el marco de un proceso de relocalización —política pública mediante— de diversas familias residentes en “villas” pobres de la ciudad de Córdoba. Ambos barrios cuentan con servicios de agua y de luz eléctrica y se han incorporado al sistema sanitario de la localidad. Los vecinos asisten al dispensario que se encuentra sobre el camino a Monte Cristo y la gran mayoría de los niños concurre a las escuelas locales. El transporte es variado: hay tres empresas con diferentes horarios de colectivos que pasan por las arterias principales del microcentro de la ciudad capital, lo cual es importante pues la mayoría de los vecinos trabajan allí y algunos niños y jóvenes siguen viajando a dicha ciudad para estudiar.

Las compras se realizan en un supermercado de la avenida principal, aunque muchos manifiestan que adquieren lo que necesitan directamente en el centro de Córdoba y lo transportan en el colectivo, que los deja a dos cuadras. Comprar en el centro de su localidad, sin medio de movilidad propio, presenta la desventaja de cargar bolsas por más de quince cuadras. En el sector no se cuenta con ningún servicio de teléfono, y ésta es una de las necesidades más sentidas por sus pobladores, ya que ante cualquier emergencia deben trasladarse al centro de Malvinas Argentinas.

Distante a 16 kilómetros de la ciudad capital, Malvinas Argentinas había nacido como un caserío a la vera del ferrocarril en el siglo XIX, pero fue en las dos últimas décadas del siglo XX cuando cobró impulso la radicación de la población y se observó una marcada reactivación en la venta de lotes. Se trata de una localidad con graves deficiencias en infraestructura y equipamientos urbanos, que carece de dinámica económica propia y es altamente dependiente de la ciudad de Córdoba, pero, al mismo tiempo, ofrece ventajas para las condiciones de vida de sus habitantes, principalmente por su cercanía a la capital (centro de abastecimiento y de trabajo) y por el costo accesible del suelo y de la vivienda. Por todo ello, se constituyó en un centro receptor de población de menores ingresos, fundamentalmente provenientes de la ciudad de Córdoba, cobrando así características de “ciudad dormitorio de pobres.” (Tecco y Bressan, 2003).

Entre los años 2000 y 2001, el Gobierno de la Provincia de Córdoba confeccionó un relevamiento de organizaciones propietarias de tierras y comenzó a delinear un conjunto de acciones vinculadas a políticas de hábitat, en torno a varios programas (Programa “12000 viviendas”, Programa “Nuevos Barrios”, Programa “Mi casa, mi vida”), que, entre 2001 y 2004, planteaban un mismo objetivo: dar soluciones habitacionales a familias situadas en los márgenes del río Suquía —que atraviesa la ciudad—, sus inmediaciones, sus canales o canales de riego. Constaban de diversos componentes: un componente habitacional a cargo de la Dirección Provincial de la Vivienda (responsable de la construcción de un módulo básico de 42 m 2 ); un componente social bajo la órbita del Ministerio de la Solidaridad (responsable del seguimiento de procesos sociales anteriores y posteriores a las relocalizaciones de las familias y de las “comunidades”) y un componente ambiental bajo la órbita de la Agencia Córdoba Ambiente (responsable de la realización del proceso de remediación de la trama urbana liberada en los procesos de relocalización).
Hoy ya tiene una cooperativa de trabajo, “5 de agosto” iniciada en abril de 2009. Si bien las obras estan paradas, por temas economicos, es importante que los emprendedores puedan seguir gestionando.