El portal hacia la transformacion


LA ALQUIMIA 

Su etimología procede de Al-kimiyá, que significa “la sustancia” o “la piedra filosofal”, y es precisamente, ligado a este concepto, al del descubrimiento del secreto de la famosa piedra filosofal, a la que se liga toda la historia de la alquimia.

Fue en la tierra del Nilo, lugar simbólico del esoterismo, donde dicen se encuentra sus raíces, y donde adquirió su auge, extendiéndose por todo el mundo, y en el tiempo. Ya, Plinio el Viejo, en el siglo I, trató con detalle el tema del conocimiento del manejo de los metales, pero fue Zósimo de Panópolis, en el siglo IV, quien nos legó los más completos documentos alquimistas que se conocen. Fue él quien lo enraizó con antiguas leyendas, asegurando que sus conocimientos proceden de los mismos ángeles, quien un día bajaron a la Tierra seducidos por las mujeres, a quienes otorgaron facultades alquimistas, y quien dijo que el primer gran maestro alquimista fue Chemes.

A este misterioso personaje, del que no se ha podido determinar la veracidad de su existencia, se le atribuye la elaboración del Chema, un importante tratado para enseñar la alquimia, que más tarde los griegos acabarían por adoptar, y del que éstos derivaron el término “chemia”. Fue años después, cuando estos conocimientos pasaron a los árabes, cuando se le añadió el prefijo -al para terminar conociéndose tal arte como “al-chemia”.

Según las religiones y creencias, la alquimia puede tener diferentes orígenes, aunque sin embargo, todas encuentran características comunes, y, entre ellas, se asegura que los primeros alquimistas fueron mujeres, siendo la más conocida de ellas una tal María la Hebrea, a la que relacionan con Miriam, la hermana de Moisés, reconocida estudiosa de los temas esotéricos.

Sin embargo, aquellos conocimientos que perseguían la perfección del conocimiento, y la transformación no sólo de los elementos materiales naturales, sino de las características espirituales del cuerpo, eran contrarias a las creencias religiosas, y pronto comenzaron a ser perseguidos. Sus orígenes legendarios atribuido a la bajada de los ángeles para mezclarse con la raza humana, e incluso la traición divina de éstos que se atrevieron a revelar secretos prohibidos que los propios textos antiguos hacían “al hombre rivalizar con su Creador”, no hacían sino empeorar la situación de estos primeros siglos, y ayudaron a consolidar esa idea que relacionaba a la Alquimia con el Mal. Quizás de ahí se derive el emblema de la Alquimia, que representa, unidos, al árbol del conocimiento con la serpiente, animal bíblico que representa la traición y el mal.

FELICES FIESTAS PARA TODOS!!!!!


NORMA DELIO LES DESEA DESDE ESTE BLOG, UN BUEN FIN DE AÑO Y UN INICIO DEL 2010 CON MUCHA LUZ Y CONCIENCIA.

RECORDEMOS QUE SEGUN EL CALENDARIO MAYA, EL 2011 TRAE UN CAMBIO PARA LA HUMANIDAD.

RECORDEMOS DIA A DIA ILUMINAR NUESTRA MENTE Y NUESTRO ENTENDIMIENTO PARA APROVECHAR EL 2010 COMPLETAMENTE.

SALUDOS A TODOS!!!

El misterio de las Salamandras o Lagartijas


Salamandra

 

Genero: Artrópodos, Moluscos y Anfibios
Nombre Científico: Salamandra Pyra
Hábitat: Fuego, hornos, volcanes activos, chimeneas
Longevidad: De 5 a 10 años
Medidas: Hasta 1,2 metros
Distribución: Sur y centro de Europa
La salamandra era venerada como símbolo de la pureza, la permanencia y el fuego. Tiene en la piel unas marcas estrelladas inconfundibles. Por ellas exuda un líquido lechoso cuyos efectos tóxicos son los más potentes que jamás se hayan conocido. Si entra en contacto con el hombre la piel humana se acartona y la carne se consume hasta el hueso. La víctima pierde el pelo y queda reducida a un cadáver calcinado que sólo es piel y huesos. La mortífera sustancia que segrega la salamandra envenena árboles frutales y las aguas de ríos y pozos. Aparte de las toxinas, que puede escupir o inyectar con su mordedura, la salamandra tiene una resistencia al calor extraordinaria. De hecho, sólo prolifera entre el calor y las llamas. No obstante, también puede apagar las llamas a voluntad, propagando una intensa ola de frío que extingue los fuegos más persistentes.
Salamandras
Las salamandras son los espiritus elementales del fuego. Estos espiritus forman su reinado instantaneamente cuando se enciende una fogata o un fuego comienza. Son los espiritus mas indiferentes hacia el ser humano. No buscan su amistad, saben que en realidad los humanos de por vida han buscado la amistad del fuego y no siempre han sido recompensados por ello. Solo muy pocas personas tienen una afinidad y amistad sincera con los elementales del fuego, y cuesta mucho acceder a ellos, pero cuando se logra es una amistad tan fuerte y alegre como lo es el fuego. Las salamandras han trabajado a lo largo de la Creacion del universo y han sido los elementales que primero han estado presente. Tienen una relacion directa con las almas, pues sus vibraciones se propagan tan veloz como la luz. Aportan claridad de pensamiento y son impulsores de renovacion y cambio.
La forma de atraer su atencion es enciendo fuego si se esta al aire libre, si es dentro de un recinto cerrado, una vela consagrada es la mejor manera. Las velas deben ser siempre de colores claros, nunca debe usarse una vela de color negro, pues esta seria una invocacion poco conveniente, pues otras fuerzas del universo pueden allegarse y los resultados no serian los esperados nunca.
Las velas deben ser de parafina o de cera de abejas, pero no de cera animal, pues esto contiene la vibracion de miedo del animal sacrificado y es contrario a las leyes de la naturaleza ya que no creara armonia, sino todo lo contrario, provocará tristeza, malestar, sensaciones negativas, etc. Para consagrar una vela y atraer a las salamandras debe hacerse simplemente con aceite natural de girasol, uvas u olivo, con una pequeña mezcla de aceite esencial de incienso o sandalo, tambien pueden reemplazarse por unas gotas de aceites esenciales de rosas, jazmin, violeta, etc. todo dependera su gusto en este caso. Untese las manos con la mezcla de aceites y paselo a lo largo de toda la vela mientras susurra una oracion de proteccion de su predileccion o confianza. Luego encienda la vela usando un fosforo y diga unas palabras de afecto y bienvenida a las salamandras.
Salamandra
Se pinta de sinople al natural y con forma de lagartija. La tradición constante de este animal es que arrojado al fuego, no solo no muere, sino que cobra vida y fortaleza; de aquí que simbolice un espíritu que, arrojado a los peligros de incendios, se conserva ileso, y también el que purificó su honor entre contradicciones y riesgos. Salamandras También conocidas como hadas de fuego, porque lo controlan. Las salamandras pueden ascender de jerarquía, según la dureza del trabajo que realicen, al orientar los rayos en los momentos de tormenta. Se distinguen varios tipos:
Farallis que trabajan como maestros.
Aspiretes ejecutan los planes elaborados y controlan varios elementos a la vez.
Hiarrus: son gobernadores y elaboran los planes a seguir.
Ra-Arus: máxima categoría
 Salamandras – Mensajes de Amor a Través de Ellas
Desde siglos atrás, los seres humanos han buscado calor y luz por medio del fuego, utilizándolo para alejar el frío no sólo del cuerpo, sino además del alma. Al encender el fogón, no importando el tamaño del mimo, el alto e intensidad de las llamas, producían un efecto hipnótico sobre los hombres. 

De este modo fue que se descubrió a los espíritus elementales correspondientes al elemento Fuego: las salamandras.

Con el correr del tiempo entonces, los seres humanos aprendieron a pedirle ayuda a estos seres interpretando el movimiento de las llamas.

Esta forma de comunicación con las salamandras, la puede hacer cualquier persona. Para descubrir que pronostican las salamandras sobre todo en el plano afectivo, detallaremos el modo de procedimiento y las claves para descifrar estos mensajes.

El procedimiento es muy sencillo, pero requiere de mucha paciencia y concentración. Para ello enciende un fogón y observa durante unos minutos las llamas de la fogata hasta fundirse mentalmente en sus colores y movimientos. Al cabo de unos momentos, te contagiarás de esa energía ardiente que produce el fuego y su calor. Observa con paciencia y de forma totalmente cuidadosa como las formas oscuras se van generando. Ten a mano un cuaderno y un lápiz para tomar las anotaciones necesarias, que bien las puedes representar con los dibujos que percibes en esas mágicas llamas.

Luego de todo ésto, mira lo que has dibujado y trata de interpretar lo que las salamandras te han querido transmitir mediante las llamas del fuego.