¿Estados Unidos asesora a Argentina en lo que debemos hacer?

EL COMANDO SUR EN ARGENTINA

Buenos Aires, 29/04/08- Durante el transcurso de la semana pasada, nuevamente el Comando Sur del Ejército de los Estados Unidos fue noticia en Argentina, debido a la posibilidad de que el grupo efectúe operaciones en territorio de ese país. En esta ocasión, el pretexto sería realizar tareas de ayuda humanitaria en la norteña provincia del Chaco.
La noticia surge a través de la denuncia realizada por distintas organizaciones chaqueñas como el Centro de Estudios Nelson Mandela y la Unión de Trabajadores de la Educación del Chaco (UTECH) quienes paralelamente aseguraron que representantes del Comando Sur mantuvieron reuniones con funcionarios del gobierno chaqueño.
La historia comienza cuando el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, decretó la emergencia hídrica, sanitaria, educacional y habitacional en la provincia y luego solicitó ayuda a organismos nacionales e internacionales para colaborar en la difícil situación que atraviesan pobladores de “El Impenetrable”, una zona selvática afectada por graves inundaciones.
Allí, unas 600 familias de aborígenes tobas y wichis están afectadas por las crecidas de los ríos Teuco, Bermejo y Bermejito. De acuerdo a la información proveniente de los medios provinciales, alrededor de 1.200 personas ya han sido evacuadas. Además, a esta difícil situación hay que agregarle el desastre provocado por la pobreza extrema, la desnutrición, la tuberculosis y el Mal de Chagas, que afectan a las pequeñas comunidades de pueblos originarios que habitan el lugar.
Luego de que Capitanich decretara la emergencia, hubo una reunión entre dos representantes del Comando Sur, dos ministros provinciales y miembros de distintas intendencias locales, según expresó Rolando Núñez, coordinador del Centro Mandela, al portal de noticias Chaco “día por día”. Por su parte, Sergio Soto, secretario general de la UTECH , manifestó a la agencia de noticias Púlsar que hubo como mínimo dos encuentros entre ambas partes.
Para Núñez, durante esas reuniones “comenzaron las etapas de promoción de los acuerdos y de los convenios” entre las partes: “Están vendiendo el producto’, aseguró.
Según se supo, la posible intervención estadounidense generó disputas en el seno del gobierno chaqueño que impidió que el proceso se efectivizara.
Núñez manifestó su preocupación teniendo en cuenta el riesgo que implican “convenios innecesarios impuestos por un ejército extranjero, cuando los mecanismos de ayuda podrían –y deberían- concretarse con Cascos Blancos, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), UNICEF o en todo caso la Cruz Roja ”.
“Con el pretexto de la ayuda humanitaria, tratan de colarse para llegar con asistencia técnica, capacitación para situaciones de emergencia, de colapso, o de desastre humanitario”, aseguró el coordinador del Centro Mandela, fundación que presta ayuda a las comunidades de pueblos originarios que habitan Chaco.
Una zona codiciada
Hay que recordar que el ejército estadounidense cuenta con una base informal de operaciones militares en la localidad de General Estigarribia, en Paraguay, zona cercana a la provincia del Chaco. Todo este territorio se ubica sobre el Acuífero Guaraní (la reserva de agua subterránea mas grande del mundo), y es una zona sobre la cual se sospecha que Estados Unidos quiere obtener control operativo y militar.
Para Sergio Soto “no se puede pasar por alto esta presencia, ya que está claro que –aunque de manera más adornada- existe una intencionalidad clara de injerencia en la región, más aún si se tiene en cuenta que existe un proyecto estratégico de control territorial sobre los recursos naturales y monitoreo sobre la población, acciones todas desplegadas por estos grupos”.
En declaraciones al portal DataChaco, Soto se preguntó “¿Alguien puede creer que la presencia de una unidad militar yanqui -por más empolvada que se presente- viene a estos lugares solo a brindar capacitación y asesoramiento ante eventuales catástrofes?”.
Luego de que la información tomara estado público en los medios provinciales -y en muy pocos medios a nivel nacional-, el gobierno de Capitanich debió reconocer que el Comando Sur y la embajada estadounidense impulsan el “Programa de Fortalecimiento del Sistema Provincial de Emergencias”.
Según fuentes oficiales, la provincia de Chaco fue designada en abril de 2006 por el Ministerio del Interior de la Nación para que se lleve adelante el programa que depende del área de Asistencia Humanitaria del Comando Sur. Según el mencionado portal Chaco “día por día”, para las autoridades nacionales las frecuentes situaciones de emergencia hidrometeorológicas que padece la provincia, justifican la necesidad de que miembros de la Dirección Provincial de Defensa Civil sean capacitados por el Comando Sur.
Bajo reserva
Los funcionarios provinciales que salieron a confirmar la existencia de estas jornadas de capacitación aseguraron que la realización de estas reuniones fue de público conocimiento. Sin embargo, representantes de diferentes organizaciones chaqueñas afirmaron se mantuvo bajo absoluta reserva la realización del encuentro del 26 y 27 de marzo de este año.
Más allá de que el gobierno de Capitanich (perteneciente al partido de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner) afirme que en territorio provincial no existen fuerzas militares extranjeras, el carácter de la denuncia acerca de los contactos establecidos entre representantes del Comando Sur y funcionarios chaqueños y la posible incursión de esa fuerza reviste suma gravedad.
Cabe destacar que la incursión de una tropa extranjera ya sea con “motivos humanitarios” o de cualquier otro tipo, significaría una violación de lo establecido en la Constitución Nacional.
La gravísima situación humanitaria que atraviesan las comunidades de pueblos originarios que habitan “El Impenetrable” requiere una acción urgente por parte del gobierno nacional y del provincial. Si esta no fuese suficiente, lo indicado es acudir a organizaciones internacionales especializadas en este tipo de desastres como lo son Cruz Roja Internacional u organismos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como UNICEF, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Esto evitaría que la ayuda tenga un carácter intervencionista y viole la soberanía nacional.
Nada justifica la presencia de un grupo como el Comando Sur, con una reputación que poco tiene de “humanitaria”. (Por Leonardo Montero/Redacción de APM)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: